lunes, 26 de marzo de 2018

Al frente

Y cuando algunos me quisieron decir que no había lugar para mi, que no había cabida.  Yo sonreí y les ignoré.
¡¡Qué saben los demás, de lo que yo sí sé!!

sábado, 24 de marzo de 2018

Bordeando.

"No existen las coincidencias...
caminamos cada día, 
sin darnos cuenta,
hacia los lugares y
las personas que nos 
esperan desde siempre".

jueves, 15 de marzo de 2018

De ángeles y demonios.


La vida te da sacudidas.
Te zarandea muchas veces sobre cosas que no mereces, que son injustas y que no tienen vuelta atrás.
Es una página o fragmento de tu vida que no puedes borrar, solo superarlo y tirar para adelante confiando que no te fallen los ánimos y las  fuerzas.
Luego hay terribles mazazos, que no se digieren nunca.

Y en medio de todo eso.....qué bueno dar con la bondad y grandeza humana.
Personas que, en el peor momento de sus vidas, son capaces de sacar fuerza de flaqueza. Apelando a los buenos recuerdos y desterrando a las malas personas y sus hechos deplorables.
Sus gestos y ejemplos no dejan indiferente a la gente de bien. Ni esa manera de  proyectar luz aún en los momento más oscuros.
Me emocionan, me enseñan, y me reconcilian con la humanidad.

sábado, 10 de marzo de 2018

Elaisa


"Incapaz de percibir tu forma, 
te encuentro en todo lo que me rodea.
Tu presencia llena mis ojos con tu amor 
y llena de humildad mi corazón,
 porque tú estás en todas partes".

Fragmento final de la película "La forma del agua". 
Me gustó verla, por lo peculiar y diferente que es. Por lo suave que se cuenta y por la intensidad y naturalidad del sentimiento. 
La banda sonora es una delicia.

lunes, 5 de marzo de 2018

La mujer de la balanza.


Jan Vermeer, es uno de mis pintores favoritos.
Aunque hoy en día es uno de los artistas holandeses más famosos, después de Rembrandt, en su época no fue tan popular y su éxito fue moderado. Por eso hay tan pocas obras suyas, no pintaba para el mercado del arte sino para mecenas, bajo encargo.

Hay algo en todos sus cuadros que me resulta fácilmente identificable. Sus composiciones son ricas en detalles y simbolismos. Acompañado siempre de su sempiterna paleta de grises, azules y amarillos. 
Sus pinceladas son magistrales, desde elegantes reflejos hasta la más sutil de las texturas. Esa estudiada iluminación en sus cuadros, aporta intimidad a las escenas y hasta cierto halo de misterio.

En "La mujer de la balanza" (1664) Vermeer expresa una de sus grandes preocupaciones: encontrar el equilibrio subyacente de la vida.
Podemos ver a una mujer que sostiene una delicada y vacía balanza. Podemos pensar que sopesa con calma las preocupaciones del mundo transitorio en contraposición con las espirituales.
Su semblante es sereno (otro aspecto característico en todos sus cuadros).

Detrás de ella cuelga un cuadro del Juicio Final. 
(En tiempos de Vermeer, los temas bíblicos e históricos eran considerados más dignos de atención que la representación de la vida cotidiana en sí).

Sobre la mesa, ante ella, hay unos tesoros terrenales; perlas y una cadena de oro.   

Una suave luz entra por la ventana aportando la nota de espiritualidad .
Cuelga un espejo en la pared, símbolo artístico habitual de vanidad y sofisticación. También símbolo del conocimiento de uno mismo.   Sugiere el cuadro entero, la importancia de la moderación, de la conciencia de cada uno y una comprensión plena de las implicaciones de un juicio final.

Me gustan los cuadros de Vermeer, y en la gran mayoría de ellos retrata escenas cotidianas en el interior de un hogar. En ellos suele pintar a una persona, a veces dos.
Pero además también me gusta mucho este cuadro de la mujer de la balanza, porque aún siendo el más alegórico de todos, sigo viendo rasgos comunes identificativos con el resto.
Creo que es una lástima que no pintase más cuadros. Porque ahora tendría más obras suyas que admirar.
Admiración, ese es el sentimiento.

(Nota: "La mujer de la balanza" está expuesta en la National Gallery of Art, en Washington).

jueves, 1 de marzo de 2018

Snomannen


Así como hay libros que a primera vista comienzas a leerlos y no te enganchan, pero no los guardas lejos porque sabes que simplemente no era el momento de leerlos, tú no estabas receptiva a esa historia. A mi me ha pasado.

También me pasa algo con las películas. Una regla fija que se ha cumplido en el 100% de los casos; si una peli no me gusta, no pierdo el tiempo en segundas oportunidades porque sé que me pasará exactamente lo mismo.

"El muñeco de nieve", es una película basada en una novela de Jo Nesbo.
No había leído el libro pero decidí ver la película porque el trailer me pareció muy bueno. Me generó grandes expectativas.....aunque al final todo quedara en agua de borrajas.


Es una película ambientada en la Noruega más oscura y plomiza que jamás pude imaginarme. Debieron usar filtros que acentuaban ese detalle, porque aún sabiendo que se rodó en invierno, dudo mucho que los cielos realmente fueran tan grises, los edificios tan oscuros, las caras de las personas tan cetrinas. ¡Ni la nieve era blanca!.
Y es que se te incrusta algo muy lúgubre a la piel.
Pegajoso.
En ese sentido consiguió agobiarme, cosa que nunca me había pasado antes. Terminada la proyección, salí con unas ganas de ver algo de cielo claro y respirar profundamente.

De otra parte, la trama me pareció mal hilvanada, inconexa, con muchas lagunas.
No era fácil seguir la historia y hay personajes que no terminas de entender por qué salen, no aportan nada.
Como siempre sucede en todas las novelas negras, el personaje del detective está caracterizado por ser alguien oscuro. Aquí también, es un personaje solitario, con grandes traumas, con malas relaciones personales, es alcohólico profundo, tiene problemas laborales.....

Y yo, que siempre busco algo positivo (bueno) dentro de la negativo (malo), en un intento de equilibrar y ser justa. Pues tengo que decir que hubieron dos cosas que me gustaron (no son muchas, lo sé, ¿qué le vamos a hacer?):

- Las primeras escenas se ruedan en el Parque de Vigeland , dejándose ver esas hermosas esculturas humanas que tanto me gustan.

- Michael Fassbender es un actor que me gusta mucho, y en esta película interpreta muy bien al personaje. De sobresaliente, como siempre.



Punto y seguido.

Si quisiera enumerar las cosas que me aporta sumergirme en la lectura de un buen libro, creo que siempre tendría un punto y seguido; d...