miércoles, 9 de agosto de 2017

Tras la pared.

Un día mientras acariciaba las notas de su piano, entendió que no le gustaba su vida y quiso cambiarla, empezar de cero.
Dejó atrás su pasado y se instaló en un piso de un barrio francés. Todo parecía perfecto pero en un principio un vecino desde el otro lado de la pared, intentó hacerle la vida imposible para que se fuera de allí.

El, un huraño que no salía de su casa y que no quería tener a nadie tras la "fina" pared, porque se escuchaba todo y rompía su metódica vida con sus hábitos y silencios buscados.
Ella, aferrada a su nueva vida (con nuevo piso incluido) cedió a su parte más racional y estableció horarios para cada uno, que de parte y parte debía respetar.
Así él se acostumbró a escucharla, al sonido de su piano, al de su voz cantando bajo la ducha, o su enfado al rompérsele un plato, etc.
Y ella se habituó a escucharle trabajar en sus inventos, al sonido de su lavadora, o cuando descorchaba una botella de vino, etc.

Una noche se sorprendieron hablando el uno con el otro. Estaban tan a gusto que perdiendo la noción del tiempo y la mañana los encontró espalda con espalda, se habían quedado dormidos.
Al día siguiente se buscaron, nuevamente tras la pared, y charlaron, compartieron confidencias, rieron, incluso decidieron unir las camas hacia ese lado de la pared para pasar todas las noches juntos.

Las cosas van evolucionando, algunas parece que se complican, otras que se simplifican.
Hay partes muy cómicas. Y también románticas.
Pero lo más que me gustó de esta película es la manera en que nos muestra que de una forma tan curiosa pero profunda se pueden conocer muy bien dos perfectos desconocidos, sin verse por fuera sino por dentro. Y la transformación que van sufriendo sus vidas y ellos mismos, la manera en que acontecen los hechos y sus desenlaces.

4 comentarios:

  1. Paredes que renuncian a su razon de ser y unen en vez de separar. El respeto mutuo es buena tierra en la que sembrar las relaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      De las pocas películas que no me ha importado ver dos veces.
      La comedia romántica, es uno de mis géneros favoritos, y ésta me resultó original y sobre todo creíble en argumento. Diferente.
      Los personajes están muy bien definidos, y por ende, también se perfilan muy bien los cambios que van experimentando.

      "El respeto mutuo es buena tierra en la que sembrar las relaciones".
      ¿Te he dicho que últimamente tus frases son joyitas? :-)
      Otra que me quedo, con tu permiso.

      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ·.
    Por lo visto es una película, en otro caso se podría sugerirles que tirasen el tabique y lo sustituyesen por una cortina, para mejor compartir ruidos o lo que fuera.
    Las relaciones de vecindad son, a veces, complicadas.

    Un beso,

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfonso.
      El tabique termina en el suelo, lo tira a martillazo limpio él, pero claro si lo hace desde un principio la película tal y como nos la presentan, no sería tal.
      Me gustó hasta el punto de no importarme verla otra vez.
      Sobre todo la transformación -evolución de los sentimientos entre ambos. Es muy creíble.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso!

      Eliminar

Luz silenciosa.

Tiene las tardes de Otoño, una luz especial.  Serena, calmada, llena de paz. Una luz que calienta mis pestañas  y cobija mis pa...