domingo, 18 de junio de 2017

Corpus Christi.




Arucas, como tantos otros puntos del planeta, engalana sus calles hoy día del Corpus Christi.
Cuánto amor en el gesto, en la voluntad, en el desinterés, en el madrugón, en el esmero.
El mimo, el celo, el cuidado que centímetro a centímetro tienen para que quede todo perfecto.

Es toda una tradición que pase de padres a hijos.
Y te cansas en esa postura y te duelen los riñones durante días, pero merece la pena porque lo haces para procesionar el Cuerpo de Cristo. Y al año siguiente vuelves a estar ahí.

Son muchas las horas que se necesitan para hacer alfombras así de lucidas y grandes.
Y el material, y el tinte, y el regar para que el viento no se lleve lo que se ha hecho.
Limpiar, dibujar, colorear, también quieres cambiar cada año y hacer alfombras diferentes.
Empezar de cero.

Es emocionante la fe de la gente, y el poder de las tradiciones.
A su manera, a su entender, con tanto amor.
Significado, entendimiento, respeto, recogimiento.
Acompañamiento.
Un día especial.


4 comentarios:

  1. Me pregunto cómo riegan para que el agua, que tiene más fuerza que el viento, no se los lleve consigo.

    Cuánto trabajo, horas, dedicación, cariño. No hay nada como tener un objetivo compartido, una vocación.

    Aquí en el cantón de Zug fue fiesta, pero no hacen ningún alarde, al menos que yo sepa, y en cualquier caso, lo pasé en Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      Pues sí, tener un objetivo compartido es lo mejor, pero si además es con tanto amor y vocación como éste, supera con creces lo demás.

      ¿Lo de regar? Es muy sencillo, consiguen que la presión del agua sea casi nula utilizando regaderas de agujeros pequeñitos y desde arriba (levantando bien el brazo). De esa forma al caer las gotas hace la función de humedecer y apelmazar el trabajo, pero no lo estropea, lo deja intacto.

      Gracias por tu comentario. Espero que no sufrieras mucho las inclemencias del calor y altas temperaturas en Madrid.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Preciosas y efímeras alfombras.
    En mi época había un refrán de decía : "Tres jueves hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión"
    Como cambian las costumbres, que ya casi no queda nada de ellos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jubi.
      Las costumbres arraigan entre las personas, aunque no a todas por igual.
      Por suerte, yo puedo decir que estas costumbres por mis lares sigue intacta.
      Y ya sea de manera activa, o pasiva, participo en ellas.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar

Luz silenciosa.

Tiene las tardes de Otoño, una luz especial.  Serena, calmada, llena de paz. Una luz que calienta mis pestañas  y cobija mis pa...