martes, 28 de febrero de 2017

viernes, 24 de febrero de 2017

Lo que de verdad importa

Lo que de verdad importa. Dos puntos: Difícil resumirlo aquí pero fácil de sentir.
La película es muy recomendable, transcurre en un idílico pueblo de Canadá y tiene todos los ingredientes para que cada uno, a su manera, haga suya la frase que tiene por título.

Salí del cine con ganas de contarlo todo pero al mismo tiempo con ganas de no decir nada sobre ella.
Me   e n c a n t ó.

En ocasiones siento que hay lugares que hablan de mi, hay personas que hablan de mi e incluso hay películas que hablan de mi (no porque cuenten algo personal mío sino por su manera de contar la historia, la forma en que se enfatizan algunos aspectos, la manera en que se muestran las emociones y secretos, la magia de las cosas que de verdad importan, la música que acompaña en algunos momentos, hasta una lámpara Tiffany de libélulas que se ve en la película es justo la que tengo en el salón de casa, no parecida sino la misma). Hay objetos, hay talismanes, hay creencias, hay emociones, hay sentimientos, hay debilidades, son muchas las cosas que hay y que me llenaron.
Alguna libélula más, aquí y allí, a modo de guiños certeros.  Signos.

En fin, que no cuento absolutamente nada de la película, sólo un poco de lo que llevo dentro después de verla.
Bueno sí, algo contaré de ella: es la primera película benéfica de la historia del cine. El 100% de lo recaudado va para "Red de campamentos para niños enfermos" que fundó en 1988 Paul Newman.

jueves, 23 de febrero de 2017

Ponerse el impermeable.

Hace tiempo que defiendo la práctica de un ejercicio al que he bautizado como "ponerse el impermeable".
Un ejercicio de actitud que es sano y necesario, lo recomiendo. Básicamente consiste en hacer que te resbale el punto de "mal rollo"de las personas sobre todo cuando es su intención herir. 
Evidentemente no es aplicable a todos las situaciones ni sucesos, algunos los más crueles e inhumanos se nos escapan de las manos y nos afectan, como no puede ser de otra manera. 

Estos días escuché a un señor en la radio que contaba una anécdota de su juventud. Como casi siempre sucede en todas las historias había un personaje bueno (él) y otro malo.  Ni siquiera me estaba gustando lo que decía pero entonces algo captó mi atención y fue escucharle decir "creo que era canario, porque tenía acento guanche".
Comentario sarcástico pero no inteligente, casi tirando a cutre diría yo y de un ignorante subido, que no hubiera quedado en nada si no fuera porque el grupo que tenía alrededor sonrió acompañando al sentimiento despectivo con que el interlocutor hablaba.
Evidentemente el acento guanche no existe, en todo caso existe el acento canario, como existe el acento vasco, o el acento catalán, el acento andaluz, etc..... 
Me resultó bastante patético entender entrelíneas su intencionalidad de describir al personaje vestido en taparrabos con una lanza en la mano a orillas del mar intentando pescar algo que comer (seguro que crudo porque no sabría hacer fuego todavía) para luego dormir en sus residencias cavernícolas, como si fuera el presente de estos lares lejanos al suyo. 
Las islas Canarias fueron pobladas por los guanches, nombre que se le dio a los primeros conquistadores de estas tierras. Aún hoy me anima querer saber más sobre ellos, sus leyendas y cada descubrimiento de cuevas nuevas y pinturas halladas, me acerca un poco más a una época sin la que hoy no seríamos los mismos.  Como me emociona el descubrimiento de las cuevas de Altamira o saber más sobre los ainus asiáticos, o los moais de isla de Pascua, por nombrar solo algunos de tantos ejemplos.

Cada día me reafirmo en lo del impermeable. No sé cómo terminó su charla porque no le di esa oportunidad. Para mi esa típica actitud socarrona con punto de mala intención, está fuera de todo juicio de valor que se precie, se hable de lo que se hable y se nombre a quien se nombre.
Pero lo que sí sé, es que la diferencia no está tanto en las cosas y hechos sino en las personas (su inteligencia, educación, respeto, etc). Y no tanto en la intención del emisor como en la capacidad de discernir, segregar, e impermeabilizarse del receptor.

sábado, 18 de febrero de 2017

domingo, 12 de febrero de 2017

Oban


 "Si con todo lo que tienes no eres feliz,
con todo lo que te falta tampoco lo serás".

( Fotos de la red, de un pueblo llamado Oban, al noroeste de Escocia. 
Un lugar muy especial y del que guardo preciosos instantes grabados en el corazón.)

Abrigo de Luz.

"Que la luz alumbre tu camino.  Que las estrellas guíen tu búsqueda. Que la dulce lluvia acaricie tu corazón.  Que la suave...