jueves, 6 de octubre de 2016

Sometimes.


Sigue costándonos decir que no.
A veces lo decimos pero es un "no" a medias tintas, que en el fondo implica casi la mitad de un "si".
El de arriba exige, estira la cuerda, y casi siempre el de abajo termina cediendo y callando.
No va en nuestra naturaleza, hay que admitirlo. En algunas menos que en otras.

Lo cortés no quita lo valiente, y lo que nunca se debe permitir es que al tratarnos, nadie pierda las maneras y formas.
Aún hay gente que solo se siente realizada cuando va de altanera y prepotente. Creen que ser conscientes de ello les da cierto poder frente al subordinado.
Juegan con el tiempo de los demás porque lo consideran menos importante que el suyo propio y recurren continuamente al "donde digo digo, digo Diego".
En el fondo creo que ese tipo de gente ignora muchas de las cosas que exigen. Simplemente desconocen, no tienen ni idea...... ni interés en conocer.

Yo defiendo que en cualquier momento, tiempo y espacio, no hay jerarquías humanas sino funcionales: autorizaciones temporales para ejercer un rol.
En ese juego de roles, la única valoración humana que me interesa es aquella que por su calidad no hace daño al otro, y que -entre otras cosas- no trata a los demás de manera impropia, poco respetuosa o maleducada.

Como alternativa a ese "no" que sigue costando, podríamos cambiar de estrategia y empezar a poner todos los puntos sobre las "ies", sin dejar ninguna al azar. Se me antoja un ejercicio más liberador, inteligente, sutil e igual de efectivo.
Ese elegante acto gramatical pone a cada uno en su lugar, y equilibra la cuerda del que estira y encoge, obligándole a observar allá donde llevaba tiempo sin mirar.

4 comentarios:

  1. Vivimos en el mundo de lo políticamente correcto y parece que las ideas que fueron en otro tiempo inamovibles no tengan cabida. Pero no hay que tener miedo a defender lo que es justo de una forma tajante que no dé lugar a la duda. Igual que existe la luz en comparación a la oscuridad, la alegría en contraposición la tristeza, debe haber un no rotundo que dé calor al sí.

    No coincido con este mundo de medias tintas en el que a fuerza de suprimir blancos y negros sólo quedan grises innanes. Una cosa es que haya gradaciones y otra que no existan también los extremos cuando hagan falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu interesante comentario, Tawaki.
      A veces lo políticamente correcto va unido a la hipocresía.
      Hay que encontrar un equilibro entre esa luz que entra en contraposición con la oscuridad que reina, para cualquier ámbito.
      No, tampoco creo que se deba tener miedo a defender algo, o que el miedo paralice y se quede en medias tintas. Pero es un hecho que cuesta decir que no (presiones, maneras de ser, condiciones, circunstancias personales, represalias, etc...)
      Yo tampoco coincido con un mundo opresor que suprime de manera subjetiva, pero no siempre está en nuestras manos cambiarlo hasta surgir los extremos aún haciendo falta.
      Por eso hablaba de los puntos sobre las "ies". Si lo piensas, hay una línea muy sutil entre eso y decir "no". Y eso me gusta, lo considero necesario e importante.
      Este debate me gusta porque veo que tiene muchos matices y cada uno lo reflexiona a su manera y circunstancias. Me parece enriquecedor e interesante.
      Gracias nuevamente.
      Un beso.

      Eliminar

  2. Me parece muy interesante tu reflexión, y el posterior diálogo con Tawaki.
    Decir no es lo más difícil del principio de asertividad. Es fácil decir si, concediendo todo irreflexivamente. Decir no es un ejercicio de responsabilidad. Siempre un no debe ir acompañado de todas las explicaciones pertinentes, sin ambages.

    Un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ñoco.
      Gracias por dar tu opinión, es muy interesante todo lo que dices.
      Coincido contigo, no es fácil decir que "no" y requiere responsabilidad y también tener un esquema mental muy claro que no haga tambalear los principios.
      El camino sería el que tú has descrito; dar todas las explicaciones pertinentes sin ambages, ser maduro y asertivo , ser respetuoso y no temblar (dudar) de principio a fin. Ser convincente.
      Ahora que lo escribimos parece hasta fácil ¿verdad? pero en la práctica nos sigue costando, no está en nuestra naturaleza, es un aprendizaje continuo y una línea muy sutil con la que hay que jugar. Un trabajo fino e inteligente.
      Me encanta porque el tema da para mucho, tu comentario también da para mucho más.
      Gracias por tu aportación.
      Un beso.

      Eliminar

Momentos

https://youtu.be/-7eg8WLMjAo?t=209 Con el programa "El Paisano" he descubierto muchos pueblos de toda España, que no cono...