lunes, 11 de abril de 2016

Mil veces.


"El niño que no juega no es niño,
pero el hombre que no juega perdió,
para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta."

(Cita: Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto.)
(Foto: Mía, en la playa.)


"Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros a lo lejos".
El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como pasto al rocío.
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.
Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi coraza la busca, y ella no está conmigo.
La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.

Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo escribo.

(Poema: Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto.)
(Lienzo: Pablo Diego Francisco de Paulo Nepomuceno Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz y P.)

Con la cita de Pablo Neruda estoy muy de acuerdo. Una gran verdad.
En cuanto al poema, me gusta mucho y me recuerda un curso de "oratoria y cómo hablar en público" pues uno de los mejores alumnos, como ejercicio final, ha citado estos versos de Pablo Neruda y consiguió emocionarme. Su manera de leerlo, entonarlo, darle vida, hizo que las palabras salieran del papel y garabataran el sentimiento ante todos los presentes. Bajo una oratoria pulcra atrajo por completo la atención de todos los alumnos y se ganó una ovasión conjunta.

10 comentarios:

  1. Perder el niño, quita sentido a la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marco.
      Sí, opino igual que tú.
      Quita sentido y nos hace perder muchas cosas, dejamos de disfrutar otras, etc.
      Un beso grande.
      Gracias por venir.

      Eliminar
  2. Yo creo que el niño nunca se pierde, simplemente queda oculto por el peso de la vida. El niño en todos nosotros siempre quiere salir a jugar, correr, saltar sobre los charcos tras la lluvia... pero se asusta y cohibido se esconde para no dejarse ver. Siempre hay que escuchar su voz y hacerle caso e intentar despojarnos de los convencionalismos y losas que nos oprimen para virar nuestra cara al sol y reir, reir como si no hubiera un mañana.
    El poema de Neruda es un hermosísimo canto al amor desde la separación, desde la lejanía tal vez. La ausencia lo llena todo desde la pluma del poeta. Me quedo con una frase: "Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido". Si lo piensas es una frase imposible. El amor, no se olvida. Nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Hola Jose (sabía que eras tú antes de que lo dijeras).
      Me he quedado ensimismada en tus palabras, enredada en tus ojos limpios, en tu valor, en tu amor en mayúsculas.
      El peso de la vida oculta al niño que llevamos dentro.
      Claro que quiere salir a jugar, a saltar, a correr....y a veces somos nosotros mismos los que le asustamos y le cohibimos esos deseos. ¡Caray!
      Convencionalismos, losas....Si es que hasta suenan mal incluso antes de saber su significado y limitaciones.
      Gracias por tu comentario tan oportuno, vino en una tarde en la que lo necesitaba mucho; me has hecho virar la cara al sol y reír.
      "Como si no hubiera un mañana", ese será mi siguiente propósito.
      El poema de Neruda, coincido contigo en que es la ausencia la que llena la pluma del poeta. Pero un poema hermosísimo.
      Un millón de gracias.
      Y de besos.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. También me gusta la cita, que considero muy acertada. En cuanto al poema, sorprende que sin que varíen las palabras, cambie el significado y los sentimientos que transmite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Tawaki!
      La cita es para tenerla siempre presente, como al niño/a que, en parte, somos.
      En cuanto al poema y tu comentario.....me hiciste recordar cuando hace años participaba en una página literaria publicando cuentos y la gente me comentaba. Había veces en que la gente "entendía y percibía" las historias tan a su manera que sus comentarios al expresar lo que sintieron al leerlo poco tenían que ver con lo que yo pretendí transmitir. Sin embargo me encantaba también que así fuera, porque pienso que eso siempre enriquece un texto (crónica, cuento, poema, etc....)
      Y si eso pasa en nivel "aficionado" como mi caso, pues te entiendo perfectamente con la gran escala de Neruda.
      Una de las partes más bellas de toda literatura es que cada uno la hace propia a su manera.¿verdad?
      Un beso. Y gracias!!!

      Eliminar

  5. Seríamos unos desgraciados, y sin enterarnos, si el niño que todos llevamos dentro hubiera desaparecido. El niño es siempre el padre del hombre que llegará a ser.

    Un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ñOCO Le bOLO.
      Me gusta mucho tu manera de complementar las frases, las ideas, las fotos.
      En esta ocasión de manera especial te doy las gracias por ello.
      Estoy muy de acuerdo con tu comentario.
      "El niño es siempre el padre del hombre que llegará a ser".
      Creo que hasta Neruda sonreiría si leyera esto.
      Chapeau.
      Gracias!!!
      Un beso.

      Eliminar

Luz silenciosa.

Tiene las tardes de Otoño, una luz especial.  Serena, calmada, llena de paz. Una luz que calienta mis pestañas  y cobija mis pa...