viernes, 8 de abril de 2016

Conexiones psíquicas

En ocasiones sucede que ciertas personas tienen una conexión especial con otras, para la que no hay explicación científica. Ni se sustenta con la lógica o una causa-efecto.
El ser observador, tener empatía y sensibilidad, te garantiza entender a las personas de una manera casi imperceptible para el resto, con una gama de sutilezas muy rica.
Pero a todas luces es algo muy limitado.

En cambio, existen otras conexiones psíquicas que no están limitadas y sí sustentadas en testimonios.
Sucede recurrentemente con los hermanos gemelos.
Es algo extrasensorial, un sexto sentido.
Según los estudios, una conexión psíquica es sentir los pensamientos y sentimientos del otro.
Como una habilidad que se desarrolla (o se tiene al nacer) para adquirir información del otro sin depender de sentidos físicos o experiencias previas.

Hay muchos testimonios en debates, estudios, etc...
Yo me rindo a la evidencia con un caso cercano y familiar:
Dos hermanas gemelas, en medio de una familia de 6 hermanos. No ves nada especial entre las gemelas que no veas con el resto de hermanos. Todos crecen y van tomando su propio camino.
Una de las gemelas decide irse a Thailandia, de misionera.
La otra gemela se queda en Canarias, se dedica a la enseñanza, decide casarse y forma una familia.
Por temas de logística, diferencia horaria, misiones, etc.... la comunicación entre ellas no es diaria.
Un día la de Canarias sufre un fuerte dolor de cabeza seguido de un desmayo, la llevan urgentemente al Hospital, el médico informa que tiene un aneurisma, hay que operar.
No existían factores de riesgo. Todo sale bien; La operación exitosa y sin secuelas.
Lo sorprendente es que cuando la familia se comunica, desde el Hospital, con la hija gemela de Thailandia para contarle todo, ésta les dice algo peculiar; Encaja las piezas y entiende que en tiempo y espacio coincidió todo con un fuerte dolor de cabeza que ella sintió, tan intenso y extraño como para tener que dejar lo que estaba haciendo y sentarse en una silla. Se le pasó a los pocos minutos dijo, pero sintió en aquel momento que a su gemela algo malo le estaba sucediendo. Había llamado de inmediato pero no consiguió contactar.

"Sentir los pensamientos o sentimientos del otro".
El caso de estas dos primas mías, es lo que yo llamo una conexión psíquica de libro.

7 comentarios:

  1. Interesantísimo lo que contás; pero no crea que sea tan poco común; personalmente siento esa conexión cuando el afecto que me une a una persona es muy fuerte; lo he sentido con amigos, amigas y mis propios hijos; no siempre claro, pero no creo que sea algo tan inusual, sólo que me parece que mucho no se habla de ello porque siempre está ese temor por lo que no podemos descifrar o demostrar.
    Buen fin de semana.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nélida.
      Interesante lo que me dices, así que a ti misma te ha sucedido en varias ocasiones. ¿Sabes? Tu respuesta me hizo caer en la cuenta de que una vez me sucedió, con mi madre. Una conexión psíquica en toda regla y de lo más peculiar.
      Igual si lo pensamos con detenimiento, muchos lo hayamos experimentado alguna vez.
      No sé si es miedo o temor, lo cierto es que nuestra mente está preparada para aceptar lo empírico y que se pueda palpar. Por esto se tiende a estar expectante y agnóstico en esos otros casos.
      Pues creo que tengo que felicitarte si te sucede con amigos, amigas, hijos, etc... Si lo has experimentado con relativa frecuencia.
      Usual, o no, me parece algo muy interesante y especial. Enriquecedor.
      Un beso, amiga.
      Y gracias por venir y compartir tu opinión y experiencia.

      Eliminar
  2. Tenemos muchas capacidades aún por descubrir, y está claro que el campo de la mente es uno de los menos explorados. Por otro lado, con mi habitual escepticismo, me acojo a la regla de los grandes números en estadística. Con tantos gemelos en el mundo, no es difícil que estos casos se den de vez en cuando. Sí, ya sé que tu explicación es más sugerente...

    ResponderEliminar
  3. Tenemos muchas capacidades aún por descubrir, y está claro que el campo de la mente es uno de los menos explorados. Por otro lado, con mi habitual escepticismo, me acojo a la regla de los grandes números en estadística. Con tantos gemelos en el mundo, no es difícil que estos casos se den de vez en cuando. Sí, ya sé que tu explicación es más sugerente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda en el campo de la mente hemos "explotado y explorado" poca cosa en comparación a nuestra gran capacidad y potencial. Eso dicen los estudios.
      También estadísticamente hay más partos simples que gemelares. Así que a mi me hace pensar, con más motivo, que realmente esa conexión especial o psíquica existe.
      Echa un vistazo a algunos estudios que se han publicado al respecto, te asombrarán muchos de los casos.
      Un beso, Tawaki.

      Eliminar

  4. Seguro que algún día se descubrirá la razón de lo que es evidente. Todos conocemos casos con una cierta proximidad al que cuentas.
    Hay gente que es muy buena emisora, otras que son muy buenas receptoras. Puestas en contacto se produce ese milagro.
    Es más, creo que muchas veces hemos, personalmente, tenido experiencias similares sin habernos dado cuenta, o no dado la importancia relativa que esas experiencias tenían.

    Un beso

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ñoco.
      Probablemente sea así, un día hablarán de esto con más naturalidad y convicción. Tal vez coincida con el momento en que la gente saque partido a esa parte de su cerebro más perceptivo.
      Y llevas razón, todos conocemos a gente que es muy buena emisora y/o receptora. Que se distinguen, entre otras cosas, por eso.
      En cuanto a lo último que anotas, opino igual. Sin ir más lejos tuvo qe ser el comentario de Nélida quien me hiciera a la vez darme cuenta de que a mi me pasó también al menos una vez (que recuerde y distinga) Otro ejemplo de conexión psíquica.

      Gracias por venir y por tu interesante comentario.
      Un beso.

      Eliminar

Luz silenciosa.

Tiene las tardes de Otoño, una luz especial.  Serena, calmada, llena de paz. Una luz que calienta mis pestañas  y cobija mis pa...