domingo, 21 de junio de 2015

Hagamos un trato


                                                              Compañera,
                                                                    usted sabe
                                                                que puede contar conmigo,
                                                                no hasta dos o hasta diez
                                                               sino contar conmigo.

                                                                Si alguna vez
                                                                   advierte
                                                                 que la miro a los ojos,
                                                                y una veta de amor
                                                                reconoce en los míos,
                                                             no alerte sus fusiles
                                                               ni piense que deliro;
                                                            a pesar de la veta,
                                                              o tal vez porque existe,
                                                          usted puede contar
                                                                  conmigo.

                                                                Si otras veces
                                                                me encuentra
                                                            huraño sin motivo,
                                                       no piense que es flojera
                                                   igual puede contar conmigo.

                                                            Pero hagamos un trato:
                                                       yo quisiera contar con usted,
                                                                  es tan lindo
                                                          saber que usted existe,
                                                            uno se siente vivo;
                                                           y cuando digo esto
                                                            quiero decir contar
                                                           aunque sea hasta dos,
                                                          aunque sea hasta cinco.

                                                          No ya para que acuda
                                                       presurosa en mi auxilio,
                                                           sino para saber
                                                           a ciencia cierta
                                                      que usted sabe que puede
                                                              contar conmigo.

(Mario Benedetti)

domingo, 14 de junio de 2015

Conociendo a Vivian Maier

La vida es un curioso y continuo aprendizaje y enseñanza.
Puede ser algo más o menos trascendental, de importancia absoluta, relativa, o nula. Pero siempre aprendizajes, descubrimientos de cosas nuevas y personas nuevas.
Aprende, escucha, mira, observa, analiza, entiende, respeta, conoce.......

He descubierto un personaje totalmente desconocido para mi hasta el día de hoy. Se trata de una mujer cuya profesión fue la de niñera y fotógrafa y que se llama Vivian Maier , nacida en Nueva York en 1.926
Sus padres fueron dos refugiados judíos, la madre francesa y el padre austriaco.
El padre las abandonó a ambas en la década de los 30, y entonces ellas comenzaron a vivir con Jeanne J. Bertrand, una fotógrafa surrealista que seguro tuvo algo que ver la temprana vocación de Vivian por la fotografía.


Resulta que hay más de 100.000 negativos que nunca reveló, probablemente por no tener dinero para ello. 
(A mi este dato me fascina, esto es oro molido, esto no tiene precio, el valor es incalculable; valor humano y sentimental, claro.)


La vocación de Vivian era retratar niños y mendigos, personas que de alguna manera estaban al margen de la vida, según lo sentía ella. Tenía interés por esas personas que se encontraban en la calle y además le gustaba verse reflejada y retratada en ellos.




El aspecto que más la caracterizó fue su pelo corto, siempre llevaba un largo y masculino abrigo, camisas de cuadros, sombrero de hombre y unos sobrios zapatos con los que pateaba la ciudad.
Hasta el momento de entre todos sus papeles, no se ha encontrado ni una sola pista íntima acerca de ella, ni un diario, ni una carta, ni tan siquiera una breve nota personal, ni una palabra....

Pero se van descubriendo cosas de su persona que la hacen aún más interesante y enigmática, como por ejemplo conocer que aprendió inglés yendo a las obras de teatro que ella amaba.
También hizo filmaciones y grabaciones de voz. En una de ellas habló del paso de la vida, dijo: "Tenemos que dejar sitio a los demás. Esto es una rueda, te subes y llegas al final, alguien más tiene tu misma oportunidad y ocupa tu lugar, hasta el final, una vez más, siempre igual".

Antes de ser fotógrafa fue niñera y solo exigía una condición; poder instalar un cerrojo en la puerta de su habitación. 
Y detrás del ojo de la cerradura se escondían todos sus secretos que ahora apenas podemos imaginar.
(pero sí descubrir con su fotografía, al menos así se me antoja a mi que sea.)
(No sé al resto de la gente, pero a mi me ha parecido una persona muy peculiar e interesante y me ha encantado "conocerla", a ella y a su fotografía.)

sábado, 6 de junio de 2015

La fina tela

Es curioso cuando pasado mucho tiempo y sacas las viejas notas guardadas en el diario de viaje. Del viaje que es la vida.
Lo abres y un mundo se destapa ante ti.
De repente empiezas a encontrar sentimientos que no han cambiado a pesar de estar firmados muchos años atrás.
La forma de ser y de pensar. De enfrentarse a la vida y ver sus limitaciones.
Reflexionar sobre los acontecimientos, poner las cartas sobre la mesa e intentar mejorar algunas de ellas.
Aprender de los errores. Levantarse después de haberse caído.
Lo simpático es que algunas cosas no varían a pesar de las soluciones que en su día se pusieron en práctica para ello. Ahora se asumen y encaran con otro talante.
Te das cuenta que la vida ya marcó las directrices hace tiempo. Y aunque las cosas cambian porque las situaciones lo hacen, la fina tela con la que está hecha el alma sigue igual.

Abrigo de Luz.

"Que la luz alumbre tu camino.  Que las estrellas guíen tu búsqueda. Que la dulce lluvia acaricie tu corazón.  Que la suave...