jueves, 27 de febrero de 2014

domingo, 23 de febrero de 2014

Caleidoscopio de azul mar.

Me planté delante de este cuadro y en pocos segundos me llené de una calma tremenda. 
Es relajante ver esos trazos de pincel que ya, con el paso del tiempo, dejan entrever el lienzo en algunos puntos. Dos detalles al fondo, una barca y un velero, hacen entender la magnitud y grandiosidad del océano que lo rodea.

Fui a ver la exposición en una tarde especialmente lluviosa, donde las temperaturas habían bajado tanto que formó parte de esos pocos días en que, por las islas, tienes que sacar el abrigo del armario.
Chubasquero y paraguas en mano, entré a la exposición de los colores, de la luz y del mar.
Curioso contraste, dentro y fuera.
Como curiosos también son todos sus cuadros, algunos oscuros y otros llenos de luz.
Salí de la sala con el caleidoscopio de azul en la retina. Una gama suave que invitaba a quedarse.
Una paleta de tonalidades que imprimían carácter.
A muchos de los cuadros, acompañaba una cita de las famosas cartas que Sorolla escribió a su esposa. Lástima que no me dio por copiarlas allí mismo, pensé que sería fácil encontrarlas en internet. Y ahora resulta que no consigo dar con la que más me gustó. Tendré que comprar el libro y cruzar los dedos a ver si la suerte hace el resto.
Había una cita en la que era tal su admiración por el mar, que quería "comerse esa gama de tonalidades, quería bebérselo de un sorbo, se sintió preso como si de una droga se tratara". Lo quería todo y lo quería ya.
Sin duda me transmitió mucho.
Una exposición para recomendar.


jueves, 20 de febrero de 2014

Pescador

Tengo una red
          pescaré una ilusión
                      para llenarla de luz
                             y que no caiga en el olvido.


(Llenarla de luz y de vida, de tesón, de mimo y cariño. Si no lo ponemos en esto ¡¡En qué entonces!!??)

martes, 11 de febrero de 2014

Prioridad solidaria y desinteresada.

A veces nos perdemos en un mar de problemas,y escuchamos a diario no muy lejos de nuestro entorno, gente con trabajo que se agobia por llegar apurado a algún final de mes.
La misma gente que sin sobrarles el dinero, se debaten entre tener un coche de tal marca, o tener una segunda casa para los fines de semana, o poder viajar todos los años a todo lujo, o comer en restaurantes todos los días, o comprarse ropa de su marca favorita, etc.....

Y los sueños, sueños son. Si alguien se lo puede permitir ¡Chapeau!

Pero como todo en la vida, depende del color con que se mire, y de los cristales con que se haga.
Los cristales de László Andraschek, son muy pobres y sus miras muy cortas. El es un húngaro de 55 años , indigente hasta hace poco. Vivía en un centro de acogida de Budapest, cuando un día, con las últimas monedas que había conseguido, decidió comprar un número de lotería.................. y ganó 2 millones de euros.

¿Qué haría la mayoría de la gente que conocemos, en esa situación?
¿Y él qué hizo?
- Se compró; una casa y un coche. Y un billete de avión para ver a su hermana que vive en Canadá y no ha visto desde hace tanto tiempo.
- Con el resto; Ayudó económicamente a sus hermanos. También ayudó al centro que le había dado cobijo durante tantos años. Donó una cantidad importante a una ONG y ahora está preparando una fundación para ayudar a la gente sin recursos.

Todo es tan relativo en este mundo.
No existe el poco, o el mucho. Sólo existe gente que da lo que tiene, y otra que regala lo que les sobra o no utiliza.

Alguien que ha pasado por lo que Lásloz Andraschek,  tiene heridas marcadas. Se pierden muchas cosas cuando no se tiene dinero y se llega al extremo que él vivió. La pena, engulle al orgullo y a la dignidad.
Se me antoja que para él desde su posición actual, poder ayudar a quienes han pasado por lo mismo, le supone una satisfacción enorme además de su prioridad. Una satisfacción que ni el temblor inicial de saberse ganador del premio de lotería más grande del mundo, puede comparársele.



domingo, 9 de febrero de 2014

La música de una vida: Walter Mitty.



"La vida secreta de Walter Mitty" es una película intimista, peculiar y personal, aventurera e impulsiva, cargada de emociones y sensaciones. Envuelta en una especia de aura de buena vibra. Te hace pensar, por un tiempo, que cualquier cosa es posible.

Lleva un mensaje de valores y ética.

Pasas por muchos estados anímicos a lo largo de la proyección; sientes pena, compartes sueños, frustración, a veces empatía, sientes admiración, sientes paz y también adrenalina pura.

Quedé maravillada con su banda sonora, la música de José González nos acompaña en gran parte de la película. Y también quedé maravillada con los paisajes de Groenlandia e Islandia.

¡¡Feliz semana!!

jueves, 6 de febrero de 2014

Descolorido.

He terminado de leerme el libro "El color de los sueños" de Ruta Sepetys.
Creo que fue su portada lo que llamaba mi atención. Siempre que estaba en una librería terminaba con ese libro en las manos.

Suelo ser muy benevolente con los libros, siempre consigo ver su lado bueno y que éstos eclipsen los pocos malos (de haberlos, que no suelo encontrarlos tampoco).
Pero con este no puedo serlo, llegué muy desconcertada al final.

Empieza bien, sigue muy bien. Es un libro interesante, curioso, con una temática entretenida y nos enseña una cara muy humana de cierta parte de la sociedad. Pero decae el final, en las últimas 20 páginas precipitan dicho final, sucede de todo. No es creíble.
No es que el ritmo del libro fuese lento y metieran la quinta al final. No, no es eso. Es que la sensación que deja en el lector es que el autor no sabía cómo terminar la historia y sobre todo no disfrutaba al escribir dicho final.
(Es mi opinión....)
Se precipitó, quedando un final de pegamento, dejando mal sabor de boca.
Habiendo disfrutado de la lectura durante todo el tiempo, choca un poco que el final te decepcione de esa manera. Una lástima....

El color de los sueños.......se quedó algo descolorido en esta ocasión.

P.D: Ahora para quitarme la "espinita", comienzo "No confíes en Peter Pan" de John Verdon. Todos sus anteriores libros me han encantado, seguro que este lo consigue también. El género policíaco siempre ha estado en mis favoritos, un acierto.

lunes, 3 de febrero de 2014

Viejo Proverbio.

Un viejo proverbio dice:
Si te gusta alguien por su físico......no es amor. Si te gusta alguien por su inteligencia.......no es amor, es admiración. Si te gusta por su riqueza.....no es amor, es interés. Pero si no sabes por qué te gusta......entonces, eso sí es amor.

Punto y seguido.

Si quisiera enumerar las cosas que me aporta sumergirme en la lectura de un buen libro, creo que siempre tendría un punto y seguido; d...