viernes, 22 de noviembre de 2013

Una bocanada de aire.

Un rayo de sol, un rayo de luz, una bocanada de aire, un respiro, un parar de todo.
Pero una parada con retorno.
Un mirar hacia tu interior.
Sacar fuerzas de donde parece no haberlas.
La vida sigue, la vida continúa aún cuando tú no estés en ella.

La emoción de un momento.
La retina que todo quiere grabar.
Un regalo inesperado, y ahí estaba el atardecer justo en el momento en que yo llegué.
Y me regaló su ocaso.
Su sonrisa, su fuerza, su magia.
Me regaló momentos especialmente tranquilos.

¡¡Cómo me gusta ese cielo que parece poder tocarse con sólo extender la mano.!!
Y también ese reno mirando al frente, en dirección al sol, aprovechando la ocasión, la oportunidad, el momento.
Un paseo apetecible, al atardecer de la fresca Escocia.
Y es que donde menos lo piensas hay un reino escondido que te seduce.

¿Quién me iba a decir aquella tarde que terminaría en un hotel tal pintoresco? ¿Y que las vistas serían tan maravillosas?
Y que nada más dejar la maleta en la habitación bajaría a empaparme de todo esto!!!

P.D 1: En las fotos no hay gente, pero no están tomadas así con intención, es que este "regalo" que Escocia me hizo incluía disfrutarlo sólo para nosotros, cámara en mano.  Se puede decir que de manera exclusiva.
P.D 2: El lugar se llama Lossiemouth, siempre al Norte de Escocia. Y hoy, al Norte de mi día, como una necesidad imperiosa.

10 comentarios:

  1. Un remanso de paz, sin duda. Una gozada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos.
      Así es, un remanso de paz al que volver siempre...

      Gracias por venir.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  2. Bonitos paisajes, precioso entorno, me he acercado hasta el puerto ya que como soy de secano me gusta ver los barquitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jubi.
      Te hubiera gustado estar allí, sin duda.
      Vi tu paseo virtual pero no es precisamente el trozo de costa donde yo estuve. Sin duda el lugar da para mucho....

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. que preciosidad, si las fotos ya son un regalo para los ojos no puedo ni imaginar disfrutar de todo ese paisaje allí, en vivo y en directo. una gozada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raúl.
      Pues tú lo has dicho todo........el estar allí aquella tarde fue maravilloso. Ahora el ver las imágenes y recordarlo, revivirlo, lo es también.
      Me alegra que lo disfrutaras.

      Un abrazote grande.

      Eliminar
  4. ¡ Madre mía qué preciosidad de fotografías! No me estraña que te hayas venido completamente enamorada de esos paisajes...:-)

    Disfruta del recuerdo que, al final, es como volver a vivirlo ¿verdad?

    Besos enormesss!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Lucía.
    Siiiii, se lo acabo de decir a Raúl. Ahora en la distancia y a través de las fotos y el recuerdo es como revivirlo de nuevo.
    Y por eso terminé diciendo lo de mi "necesidad imperiosa".
    Hoy necesitaba esa bocanada de aire porque era la única que me daba tranquilidad... Como cuando sana una herida.

    Gracias amiga.
    Un puñado de besos voladores para ti.

    ResponderEliminar
  6. Se diría que el atardecer te estaba esperando. Tengo ganas de volver por Escocia; sólo estuve dos veces y me quedé con ganas de más. Es una tierra maravillosa.

    ResponderEliminar
  7. Hola Tawaki.
    Bienvenido, espero que hayas tenido unas fantásticas vacaciones.

    Se diría que sí, que el atardecer esperaba por mi, como un regalo. Fue mágico.
    La próxima ves que vayas a Escocia, no dejes de visitar este lugar, si puedes.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar

Momentos

https://youtu.be/-7eg8WLMjAo?t=209 Con el programa "El Paisano" he descubierto muchos pueblos de toda España, que no cono...