viernes, 29 de noviembre de 2013

Se abre

La mano se abre, despliega los dedos hacia fuera
Pero cuando alcanza el mundo, los dedos no se cierran como si cogieran una presa.
Los dedos permanecen tendidos, ofrecidos.
Así, la mano se vuelve caricia.

(Marc-Alain Ouaknin)

viernes, 22 de noviembre de 2013

Una bocanada de aire.

Un rayo de sol, un rayo de luz, una bocanada de aire, un respiro, un parar de todo.
Pero una parada con retorno.
Un mirar hacia tu interior.
Sacar fuerzas de donde parece no haberlas.
La vida sigue, la vida continúa aún cuando tú no estés en ella.

La emoción de un momento.
La retina que todo quiere grabar.
Un regalo inesperado, y ahí estaba el atardecer justo en el momento en que yo llegué.
Y me regaló su ocaso.
Su sonrisa, su fuerza, su magia.
Me regaló momentos especialmente tranquilos.

¡¡Cómo me gusta ese cielo que parece poder tocarse con sólo extender la mano.!!
Y también ese reno mirando al frente, en dirección al sol, aprovechando la ocasión, la oportunidad, el momento.
Un paseo apetecible, al atardecer de la fresca Escocia.
Y es que donde menos lo piensas hay un reino escondido que te seduce.

¿Quién me iba a decir aquella tarde que terminaría en un hotel tal pintoresco? ¿Y que las vistas serían tan maravillosas?
Y que nada más dejar la maleta en la habitación bajaría a empaparme de todo esto!!!

P.D 1: En las fotos no hay gente, pero no están tomadas así con intención, es que este "regalo" que Escocia me hizo incluía disfrutarlo sólo para nosotros, cámara en mano.  Se puede decir que de manera exclusiva.
P.D 2: El lugar se llama Lossiemouth, siempre al Norte de Escocia. Y hoy, al Norte de mi día, como una necesidad imperiosa.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

¿Qué trae Noviembre?

Siempre me ha gustado el mes de Noviembre.
Hasta sus letras me gustan; la "N" marcando estilo, la "v" y la "b" jugando al despiste, y la "e" suavizando los matices.
Mi tierra luce su otra cara, la menos conocida, y para mi la más hermosa.
La cara que más me gusta mirar y donde más cómoda me siento reflejada.
Noviembre me trae colores vivos, contrastes entre ese suelo rojizo mezclados con las diferentes tonalidades de verde; de la copa de los árboles, del musgo de sus troncos y de la hierba que crece a sus pies.


Noviembre me regala sugerentes siluetas que juegan con la niebla.
Me invita a soñar una vez más.
También me deja ver los detalles del centro de mi isla, con la sutileza del blanco y negro.
Noviembre me huele a tierra mojada, a otoño.
Me huele a castañas asadas.
A campo, a lluvia, a aire puro.
A gotas que resbalan tras un cristal.

Noviembre me guía como el sendero en el camino.
Y me gusta seguir sus pasos, uno a uno, sin pausa pero sin prisa, saboreándolos.
Me huele a recuerdos, a risas, a momentos de felicidad, a la espera, a la alegría en el compartir.
Pero sobre todo me huele a vida porque un 6 de noviembre vine al mundo.
Y me seguirá oliendo a vida mientras pueda decir, como hoy, que ha vuelto mi cumpleaños (feliz....)
Feliz de vivirlo un año más.
Adoro a esas personas que desprenden tanta luz a mi alrededor con el único propósito de que no me pierda.
A mi familia. Y a todos los que me llevan en su corazón. Gracias por ser mis luceros.
Y gracias a todos los que hoy han hecho que mi día sea un poco más especial.
Les adoro.
Muchos besos.

P.D: Gracias por las fotos, Jose (mi fotógrafo favorito), admiro la manera que tienes de ver el mundo a través de tu particular objetivo. La manera en que cobran vida y hasta parecen hablarme.

Punto y seguido.

Si quisiera enumerar las cosas que me aporta sumergirme en la lectura de un buen libro, creo que siempre tendría un punto y seguido; d...