lunes, 30 de septiembre de 2013

De vuelta.

Ya estoy de vuelta.
He disfrutado de un viaje maravilloso, me siento muy afortunada....

Mis expectativas eran grandes, pero se vieron sobrepasadas.
Recordaré Escocia con mucho cariño y con un halo de magia muy especial.

Sabía que era un país con mucha historia, pero desconocía que fuera tanta.
Tuve la suerte de tener una guía de excepción (gracias Nicky). Ella, una mujer muy culta, escocesa enamorada de su tierra y con una gran capacidad para transmitir, hizo que me rindiera a los encantos de Escocia.
Quedé maravillada.

Me sentí dueña de cada castillo visitado, me hice partícipe de cada batalla ganada incluso de las derrotas. Soñé mientras grababa en mi retina cada uno de sus maravillosos paisajes, sus lagos, sus montañas, sus poetas, sus escritores, su gente, su música, sus leyendas.....

Se me antoja que ahora me hará falta tiempo para procesar toda esta experiencia. Para asimilar todo lo vivido, lo aprendido, las emociones y sensaciones creadas.

Ha sido tan completa mi visita, tan bien aprovechada, tantas cosas nuevas que he descubierto, tantísimos los lugares, que solo puedo terminar como empecé; sintiéndome muy afortunada.

Esta es una de esas ocasiones en las que las palabras se quedan cortas para todo lo que quieren abarcar. Pero tiempo al tiempo.........
Poco a poco iré subiendo cositas de este viaje. Aún no tengo las fotos descargadas al ordenador, espero hacerlo pronto.

Feliz de estar de vuelta y de poder visitar en breve vuestras casas.
Y de que aún me quede una semana de vacaciones antes de incorporarme al trabajo :-)





miércoles, 18 de septiembre de 2013

Vacaciones, bonita palabra.

Mi mochila está cargada, la maleta a medio hacer pero ya he metido dentro lo más importante: muchas ganas, alegría, y sobre todo ilusión.
Voy a conocer un país nuevo, aunque he soñado tanto con su tierra que se me antoja que nos conocemos de siempre.

La felicidad está en las pequeñas cosas que a diario la vida nos brinda. Pero ¡¡cómo no disfrutar de las grandes que nos depara el camino!!!

Supongo que aunque suena a tópico es algo que nos sucede a muchos. El trabajo nos tiene quemados, agobiados, nos cambia el carácter. Las noticias, el trabajar de cara al público, las normas, la gente intolerante.........
Hay días en que disfrutas del trabajo, qué duda cabe, pero hay otros en los que borrarías la mayoría de las cosas (y personas.... :-) )

Las vacaciones son necesarias, incluso diría que no tanto en cuando a lo físico sino a lo mental. 
Un formateo del disco duro (nuestra mente), un desconectar de todo y de todos (en esto último no lo digo por los blog que me gusta seguir y los correos que me gusta responder. Esa es la parte que no borraría de ningún día por muy malo que fuera) pero que se verán arrastrados. Es el daño colateral porque estaré totalmente "desconectada" del mundo, tan sólo el móvil encendido para la familia que espera mi llamada.

¡Hasta la vuelta!

Besos.
Neli.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Allí empezaron...

"Anoche soñé que volvía a Manderley, me encontraba ante la verja pero no podía entrar porque el camino estaba cerrado. Entonces, como todos los que sueñan me sentí poseída de un poder sobrenatural y atravesé como un espíritu la barrera que se alzaba ante mi.

El camino iba serpenteando retorcido y tortuoso, como siempre, pero a medida que avanzaba me di cuenta del cambio que se había operado. La naturaleza había vuelto a lo que fue suyo y poco a poco se había posicionado del camino con sus tenaces dedos. El pobre hilillo que había sido nuestro camino avanzaba y finalmente allí estaba Manderley.
Manderley reservado y silencioso.
El tiempo no había podido desfigurar la perfecta simetría de sus muros.

La luz de la luna puede jugar con la imaginación. De pronto me pareció ver luz en las ventanas y una nube cubrió de repente la luna y se detuvo un instante como una mano sombría cubriendo un rostro.
La ilusión se fue con ella y las luces de las ventanas se extinguieron.

Veía un caserón desolado sin que el menor murmullo del pasado rozara sus imponentes muros.
Nunca podremos volver a Manderley, esto es seguro. Pero algunas veces en mis sueños vuelvo allí a los extraños días de mi vida que para mi empezaron en el Sur de Francia...."


Como los buenos libros que te atrapan con tan solo unas primeras líneas.
Como las buenas personas que llenan de luz cualquier estancia.
Como los buenos recuerdos que siempre quedan anclados en la memoria.
Como los buenos sabores que deleitan el paladar.
Esta película tienen un poco de cada una de esas cosas, tiene un sabor añejo y encantador que me atrapó y para sorpresa mía después de...........¿23 años de haberla visto? (si, más o menos) volví a hacerlo y recordaba segundos antes de que sucedieran; los diálogos, miradas y gestos.
Una gozada.

Abrigo de Luz.

"Que la luz alumbre tu camino.  Que las estrellas guíen tu búsqueda. Que la dulce lluvia acaricie tu corazón.  Que la suave...