sábado, 29 de diciembre de 2012

Los Miserables.

Es una película (musical) que o te encanta o no te gusta nada.
A mi me sucedió lo primero.
Salí encantada y muy emocionada del cine, tal vez los primeros quince minutos "cueste aterrizar" en un musical tan extremo pues no hay diálogos hablados salvo 2 minutos de un total de 120 que dura la película.
Pero sinceramente es de lo mejorcito que he visto en mucho tiempo.
Una peli que dejará huella y pasará a la historia porque como dije antes no deja indiferente a nadie.
Si tienes la suerte de que te guste, disfrutarás como un enan@.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Alivio.



Cuando se apeó en la segunda estación, las piernas le flaquearon.
Advirtió que por primera vez en la vida algo irremediablemente malo le había tocado vivir.
No cosas como los dramas que su persona había desarrollado a lo largo de la vida, nada que ver con esas piedras en el camino, que independientemente de su tamaño, siempre terminaba sorteándolas.

En esta ocasión era diferente y un frío recorría su espina dorsal cada vez que al pensarlo era consciente de ello.
Miraba a su alrededor y veía con sus propios ojos lo que más tarde le sucedería a él.
"Te tocó".
"Esto funciona así".

No hay lugares conocidos ni siquiera personas conocidas, han cambiado el telón y tu papel no es otro más que jugar.
¿Pero jugar a qué si nadie te ha enseñado las reglas?.
¿Jugar contra quién si ya te han sentenciado sin juicio previo?.
A secas; jugar hasta  que el otro decida que ha llegado tu final.

Si cierras los ojos es peor, entonces es cuando sucede.
Uno, dos, tres, salta tu última pértiga y deja de existir.
"Te tocó"
"Esto funciona así".

Quieres llorar, gritar, huir, rebelarte pero sabes que no puedes.
Entonces sucede una cosa, un sonido inesperado pero reconocible, es tu despertador.
No lo apagas, lo dejas sonar, entre otras cosas te cuesta reaccionar.

Es curioso cuánto de sutil puede llegar a ser la línea que separa, lo que parece real, de lo que realmente lo es.

domingo, 23 de diciembre de 2012

NAVIDAD

Siempre hay un buen motivo para poner un punto y seguido en el camino.
Y si no lo hay, paciencia hasta encontrarlo.
Con mi particular Belén y mi árbol de Navidad de fondo, desearía que todo el mundo disfrutara de una Feliz Navidad. No estar triste por lo que no se tiene sino alegres por lo que se conserva.
Mis deseos serían múltiples, pero no se pueden decir que luego no se cumplen.....sssshhhhhh
Eso si, a voz de grito pido que no solo dure un día, una noche, sino 365 días más.

Un abrazo.
FELIZ NAVIDAD.
Neli.

Punto y seguido.

Si quisiera enumerar las cosas que me aporta sumergirme en la lectura de un buen libro, creo que siempre tendría un punto y seguido; d...