viernes, 29 de junio de 2012

Intocable.


No es una película xenófoba ni racista, y tampoco predeterminada que busque la lágrima fácil.

En esencia es una peli  recomendable y con mucho sentido del humor.

Transmite emociones y sensaciones tan transparentes, que calan hondo en nosotros.
Y lo consigue a base de mostrarnos a los personajes sin dobleces, enseñando sus problemas y cómo le condicionan sus circunstancias.

Aparentemente son dos personas muy distintas y sin embargo capaces de entender la vida de igual manera y con un nivel de generosidad muy similares.

Uno es un personaje marginal, inmigrante y con poca preparación.
El otro, un aristócrata con discapacidad física, que solo pretende que no le tengan compasión.

Me gusta la manera tan sutil en que la película enfoca la necesidad del protagonista de evadirse de su problema. Y cómo aparecen en él nuevas ilusiones, nuevos retos.
Primero nace una relación de dependencia, pero luego se convierte en superación.

Y sobre todo me gusta la transformación que ambos personajes tienen a lo largo de la historia. Se complementan muy bien y uno le aporta al otro justo lo que le faltaba (y viceversa).

En el fondo es una alegoría a la esperanza y un valor añadido a la amistad, a esa que no sabe de horarios ni pone condiciones.
Y a diferencia de muchas otras películas, ésta te deja una agradable sensación cuando las luces se encienden.
Para no perdérsela.

miércoles, 27 de junio de 2012

Angel de la guarda.



Seguro que todo el mundo en algún momento de su vida, ha tenido la sensación de que un particular "ángel de la guarda" está a su lado.
No lo ves, pero sientes que está ahí.
A mi me ha sucedido, es verdad que ha sido en tan contadas ocasiones que ahora no recuerdo el escenario con exactitud, pero sí la seguridad con la que concluía "¡vaya ángel de la guarda tengo!

Me costa que al menos esa frase se la he escuchado a más gente, lo que desconozco si lo hacen porque lo hayan sentido así o más bien se deba a un acto reflejo.

No podemos negar que en ocasiones las personas que nos acompañan se vuelven ángeles de la guarda en vida. Pero no son místicos, y si necesitas verlos para creer en ellos, lo tienes fácil.
Personas con palabras de aliento, que te aúpan, con mucha empatía, sensibilidad, que te sirven de ejemplo, personas que todo lo llenan y que son como imanes con un "algo especial" dentro de ellos.
Un gesto, una mirada, una llamada, una palabra o un silencio.

Y cuando pienso en los ángeles de la guarda, me viene a la mente de manera particular un cuadro,  "Ofrenda a Venus" de Tiziano.
Él llamaba "Amorcitos" a estos niños y niñas que en una especie de paraíso llevaban su ofrenda a la Diosa. Quizás sea el cuadro que más ternura me inspira de todos los que conozco.
Ahora mismo me recuerdo delante del cuadro en el Museo El Prado, observándolo y mirando cada detalle (que no son pocos). Siendo testigo de cómo el resto de visitantes se acercan lo miran y se van, y así se suceden unos y otros, mientras que yo permanezco inmóvil con mis ojos anclados en la obra.

Me pregunto si ustedes no se reconocerán en alguno de esos amorcitos, cuando ven las fotos que les hicieron cuando tendrían un año o año y medio.
Pues hay uno que tiene mi misma cara de entonces, mi mismo pelo, con el mismo color y los mismos rizos, con la piel igual de blanca y mirando al frente.
Tiziano lo dibujó como un niño pero lo pintó como un ángel sabiendo que estos no tienen sexo.


martes, 26 de junio de 2012

Cuando las estadísticas hablan.



Esta gráfica me llamó la atención, la vi hoy de casualidad.
..........Y es que las verdaderas "trabas" no están en la lengua de las personas, sino en su corazón..........

lunes, 25 de junio de 2012

Un nuevo párrafo.


http://www.goear.com/listen/1503c26/david-el-gnomo-soy-un-gnomo-series-tv

Cuando era pequeña no prestaba especial atención a los dibujos animados (cosa extraña en cualquier niña, lo sé). Pero habían unos que sí me gustaban y además creía firmemente que existían.

Me han regalado esta preciosa foto.
¡Y cómo no! ya le he puesto título, vida, y hasta música.

La foto es un rincón de mi isla. Un lugar que se llama "Los Tilos de Moya", un paraje de ensueño donde uno puede perderse y encontrarse sin mover los pies del suelo.

Ahh, por cierto, ya yo lo he visto, si, en la foto, el gnomo que está a la derecha, bueno se mueve muy rápido, ahora está justo a la izquierda.
¿Cómo? ¿Que no lo ves?

Igual solamente es que hay que saber mirar. Igual existen, lo que sucede es que hemos perdido la capacidad de asombrarnos que teníamos cuando niños.

Un beso a todos, en este día de reencuentro para mi con las redes sociales.
Un nuevo párrafo.

.

Abrigo de Luz.

"Que la luz alumbre tu camino.  Que las estrellas guíen tu búsqueda. Que la dulce lluvia acaricie tu corazón.  Que la suave...